Logo de ProMamás

 

 

 
     

Buscanos!
Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en LinKedIn

 

ProMamás Pregunta


La Postergación de la Maternidad: la Edad y su Relación con la Infertilidad.

Entrevista a la Dra. Sandra Miasnik, médica ginecóloga, especialista en Medicina Reproductiva del CEGyR.

 

ProMamás: El diagnóstico de infertilidad, ¿ha aumentado en los últimos años?

Dra. Miasnik: -Algo tan natural para muchos como es el hecho de tener un hijo, hace que este tema no sea concientizado, en las primeras instancias, por quienes tienen dificultad de lograr el embarazo. La infertilidad no es considerada aún por la sociedad como una enfermedad  por lo cual la espera de que la concepción ocurra puede alargarse hasta  decidir la consulta con el especialista.

En el último año la ley de fertilidad de la Provincia de Buenos Aires, puso este tema en primer plano y, tal vez, este sea uno de los motivos por los cuales más personas se animan a consultar.

 

ProMamás: ¿Cuáles considera que son las razones? 

Dra. Miasnik: -Podríamos decir que en la última década, la edad promedio de búsqueda del primer embarazo se ha corrido, acercándose cada vez más a los 35 años. Este fenómeno de postergación de la maternidad, se debe a que muchas mujeres, prefieren afianzarse dentro de su profesión y su vida personal antes de encarar el proyecto de la maternidad. Creo que es muy importante contar con la información adecuada antes de tomar este tipo de decisiones.

Otros factores que han incrementado las consultas de los pacientes por infertilidad, tienen que ver a la presencia de ciertos hábitos que son nocivos para la fertilidad como el tabaco, el alcohol y diversas drogas.

 

ProMamás: ¿Qué influencia tiene la postergación de la maternidad en la fertilidad? 

Dra. Miasnik: -Las mujeres portamos nuestros óvulos desde la vida intrauterina, pasando de tener aproximadamente un millón de ellos al momento del nacimiento a tener disponibles para ovular durante toda la vida fértil, entre 400 y 500 óvulos a partir de la pubertad. Debido a esto, con el correr del tiempo, la calidad de estos óvulos va disminuyendo, siendo esta disminución más notable a partir de los 35 años y más aún desde los 37 o 38 años. Esto hace que al querer concebir a estas edades, se prolongue más el tiempo de búsqueda y/o se dificulte la llegada del embarazo.

 

ProMamás: ¿Con que información básica debería contar una mujer que decide ser mamá después de los 35 años?

Dra. Miasnik: -Como dije anteriormente, es muy importante que las mujeres sepan que, a partir de esta edad, la llegada del embarazo podría demorarse y eventualmente podría ser necesario recurrir a la ayuda de un tratamiento de Reproducción Asistida. Por arriba de los 35 años y en mayor medida cerca de los 40, la incidencia de abortos y enfermedades cromosómicas en los bebes está aumentada.

 

ProMamás: ¿Cómo puede una mujer que decide postergar su maternidad, conservar sus óvulos?

Dra. Miasnik: -Las mujeres que llegadas a determinada edad, deciden diferir su maternidad y no disponen de pareja para encarar este proyecto, pueden criopreservar sus óvulos. Los óvulos congelados podrán utilizarse más adelante, utilizando la técnica de ICSI y obteniéndose así embriones para transferir al útero. La posibilidad de lograr el embarazo dependerá de la edad de la paciente al congelar sus óvulos, siendo este procedimiento más efectivo cuanto más jóvenes sean los óvulos congelados.

Durante el asesoramiento es importante que el médico advierta que congelando los óvulos pasados los 38 años, en la actualidad, la chance de embarazo con óvulos congelados es bastante baja.

Las mujeres que se encuentren en pareja, pueden criopreservar embriones, siendo esta alternativa más efectiva.

 

ProMamás: ¿Cómo abordan los especialistas en infertilidad el estrés que enfrentan los pacientes en estos casos?

Dra. Miasnik: -Creo que es fundamental el soporte psicológico de los pacientes antes y durante los tratamientos de reproducción. La presión a la que se ven sometidos ya sea propia o dentro de la misma pareja, como por el entorno familiar y general es muy grande.

Está demostrado que los pacientes infértiles son susceptibles a padecer trastornos de ansiedad y depresión en un 20% más que las personas que no tienen dificultades para concebir.

Otro punto que me gustaría destacar es la diferencia entre la actitud femenina y la masculina frente al problema. La mayoría de las mujeres fuimos, desde niñas, proyectando el momento en que seríamos madres desde el juego con muñecas. La posibilidad de que esto no pudiera ocurrir por medios naturales probablemente nunca pasó por nuestras cabezas.

Llegado el momento de la búsqueda y tornándose ésta infructuosa, pueden aparecer sensaciones particulares, mal vivenciadas, como por ejemplo no poder alegrarse ante el embarazo de una persona querida,  ver mujeres embarazadas permanentemente, no poder proyectar diferentes actividades como viajes o diferentes eventos dependiendo de si llega o no el embarazo. En fin, el foco de atención de sus vidas pasa por este tema.

Los hombres suelen tener una actitud más introspectiva, comparten su infertilidad en menor medida con amigos o familia, limitando este tema al marco de la pareja. Si la alteración que provoca la infertilidad tiene que ver con un factor masculino, pueden sentirse heridos en su masculinidad ya que socialmente mucha gente cree que la virilidad está asociada al poder embarazarr. En estos casos es importante que el profesional detecte esto y explique que esto está muy lejos de la realidad.

Los tratamientos de por sí se transitan con una carga emocional importante y si además de esto se cambian las rutinas habituales desviando el foco de atención exclusivamente en el tratamiento creo que la situación puede tornarse psicológicamente más pesada.

Por todo esto sostengo que el manejo de las parejas infértiles debe ser interdisciplinario formando un equipo entre los pacientes, el especialista en fertilidad y el psicólogo.

 

ProMamás: Muchas gracias!

 

Dra. Sandra Miasnik

M.N. 101.887

www.sandramiasnik.com

smiasnik@cegyr.com

 




 
   
 
 
Copyright 2011 © ProMamás | Prohibida la reproducción total o parcial sin autorización.        
www.promamas.com.ar | info@promamas.com.ar | +5411 (15) 5837 7319